sábado, 8 de agosto de 2015

Cuatro añitos

Hace ahora casi cuatro años comenzaba la andadura de este blog. Durante este tiempo 331 entradas han visto la luz y, aunque este no es un blog de esos que se sale en el número de visitas, tampoco hay motivos para quejarse, pues los visitantes han sido bastante fieles y, pese a las oscilaciones, más o menos se ha mantenido estable en ese aspecto.

El año pasado, con motivo del tercer aniversario del blog, escribíamos "A ver si llegamos al cuarto aniversario..." y hete aquí, hemos llegado. Es cierto que con un número de entradas menor que en los años precedentes (la entrada del tercer aniversario era la número 280). Y la duda es hasta cuando persistirá. En la actualidad, nuevas obligaciones profesionales no nos permiten dedicarle más tiempo a esta escritura y, además, lo que ahora se escriba aquí será visto con otros ojos y entendido de otra manera. Así que, seguramente, se reducirán todavía más las entradas.

Nuestro afán, y razón de ser de este blog, es la epidemiología y así seguirá siendo. Y no sólo porque la epidemiología nos guste y haya sido hasta ahora la dedicación profesional preferente, es también porque estamos convencidos de que es imprescindible hacer una difusión de en qué consiste, para qué sirve, y que se comprendan las sutilezas de su metodología y también los motivos de alegría que proporciona a quien se dedica a ella cuando se plasma de una manera auténtica su utilidad. Así de sencillo.

Quienes tienen hijos se preguntan siempre si lo que hace su vástago a una determinada edad es lo que debe hacer, básicamente para saber si se desarrolla con normalidad (y aquí tenéis una de tantas reflexiones sobre lo que debe saber un niño de cuatro años). Salvando las distancias, muchas por cierto, también cabe preguntarse que características debe tener un blog de cuatro años y también se llega a la conclusión de cada blog va a su propio ritmo y que lo que haya alcanzado a los 4 años no influye en cómo se desarrollará después.

Así pues, sólo nos queda agradecer a todos los que habéis pasado por aquí vuestra presencia y muy especialmente a los que os habéis atrevido a dejar algún comentario. Esperemos vernos/leernos dentro de un año, en el que sería el quinto. Y ya sabéis que no hay quinto malo.




domingo, 21 de junio de 2015

Un batido, mejor con equidad

Brócoli, pimiento verde, col rizada, espinacas, manzana, calabacín y zumo de lima. Un batido de todo esto es lo que desayuna Isabel Preysler (que tanto aparece en los medios últimamente) y que ha sido popularizado tras su visita al programa televisivo "El Hormiguero 3.0" y ensalzado como "uno de los secretos de su dieta para mantener su envidiable figura".

Al margen de la bondad nutricional del citado batido, que ha sido matizada desde algunos medios (¿Es nutritivo el batido que desayuna Isabel Preysler todos los días?), parece más importante resaltar que el secreto de la belleza o su "envidiable figura", no reside sólo en este desayuno. Algo tendrá que ver también el estado de su cuenta corriente. Y eso es algo a lo que no se suele aludir.

Lo más preocupante es que, además, se produce un fenómeno de imitación de estas conductas, en realidad o en apariencia,  "saludables" por parte de algunas personas que creen que, si hacen lo mismo que una famosa o un famoso patrocinan, podrán alcanzar un estado de salud como el de la persona imitada. Y sin entrar a si "Los famosos perjudican seriamente su salud" o no, sería importante que estas personas se dieran cuenta de que lo que las diferencia de los famosos no es el batido en sí, sino la distancia social. Esa distancia que acaba generando desigualdad. Y ésta es el resultado de la situación en que la población crece, vive trabaja y envejece y que, como nos recordaba la OMS ("Subsanar las desigualdades en una generación ¿cómo?"), "las condiciones en que la gente vive y muere están determinadas por fuerzas políticas, sociales y económicas".

Así que tomarse un batido de verduras y fruta por la mañana puede ser saludable, pero es importante recordar que la Comisión sobre Determinantes Sociales de Salud de la OMS también pide:
  • que la equidad sanitaria sea un criterio de evaluación de la actuación de los gobiernos;
  • que se cree capacidad nacional para aplicar un régimen impositivo progresivo;
  • que se cumplan los compromisos adquiridos aumentando la ayuda mundial hasta el 0,7% del PIB;
  • que se evalúen las consecuencias de los principales acuerdos económicos mundiales, regionales y bilaterales en la equidad sanitaria;
  • que se refuerce el liderazgo del sector público en la prestación de bienes y servicios básicos esenciales para la salud y en el control de artículos que dañan la salud;
  • que se aprueben y apliquen leyes que promuevan la equidad de género;
  • que se cree y se financie una unidad dedicada a la equidad de género;
  • que la contribución económica del trabajo doméstico, la asistencia a otras personas y el trabajo voluntario se incluya en las cuentas nacionales;
  • que se garantice la representación justa de todos los grupos de la sociedad en la toma de decisiones;
  • que se permita que la sociedad civil pueda organizarse y actuar de forma que se promuevan y respeten los derechos políticos y sociales que afectan a la equidad sanitaria;
  • que las Naciones Unidas hagan de la equidad social un objetivo fundamental de los programas de desarrollo mundial y utilicen un marco basado en indicadores de los determinantes sociales para medir los progresos realizados.
Tal vez así, los batidos nos sentarán mejor.


domingo, 14 de junio de 2015

Se hace camino al andar

Versos célebres los de Machado y de los que el @clubdelpaseo ha tomado ejemplo. Ya son tres años de funcionamiento y sigue y sigue.

Preguntaba hoy mismo @manyez, en su excelente resumen semanal ("La banda del domingo"), si son útiles estas iniciativas. Y lo hacía a propósito del artículo que unos cuantos hemos publicado en la revista "Comunidad" titulado "El Club del Paseo: una iniciativa de promoción de la actividad física a través de las redes sociales".

Y de eso se trata, de intentar evaluar, en la medida de lo posible, si estas iniciativas tienen valor. Este artículo está centrado en los primeros meses de funcionamiento del @clubdelpaseo y será necesario hacer algo más cercano a la situación actual, pero, de momento, y para ir abriendo boca, aquí tenéis la conclusión del artículo:

"La estrategia del @clubdelpaseo ha generado una comunidad virtual de personas interesadas en la práctica de ejercicio físico, y estas personas, gracias a la participación en este proyecto, han incrementado su actividad, que ha sido integrada en gran parte en la rutina diaria."

Y ahí estamos: tratando de hacer camino al andar, tratando de evaluar lo andado.


sábado, 6 de junio de 2015

¿Y por qué difteria?

La mayoría de los médicos en ejercicio en España tendrían serias dificultades para identificar un caso de difteria, porque tras casi treinta años sin casos en nuestro país se carece de la experiencia de diagnóstico. Y sin embargo, como lo demuestra el caso recientemente producido, hasta en estas circunstancias se ha podido identificar, lo que dice mucho en favor de los profesionales que lo han hecho.

Mucho se ha hablado ya de que el niño estaba sin vacunar por decisión de sus padres (por cierto, es recomendable leer la entrada publicada en Médico Crítico titulada "Sobre la idiotez de idiotizar a los que creemos irracionales"), pero la pregunta que cabe hacerse es ¿y por qué ha sido difteria? ¿por qué no otra enfermedad? ¿por qué ahora, precisamente ahora, difteria? 

Para respondernos a ello puede servirnos de ejemplo lo sucedido tras la desaparición de la Unión Soviética: un artículo publicado en el ya muy lejano 1998 nos da algunas pistas. En esta publicación, titulada "Diphteria in the former Soviet Union: Reemergence of a Pandemic Disease", se exponen las causas de la epidemia de difteria que se vivió a principios de los años 90 en los países que formaron la antigua Unión Soviética. Y, entre ellas, se citan: la susceptibilidad incrementada de los adultos y de los niños, la presencia de una cepa de C. difteriae estrechamente relacionada con el biotipo gravis, el hacinamiento en poblaciones urbanas y en el ejercito y el efecto de la ruptura de la Unión Soviética sobre el abastecimiento de vacunas a los nuevos estados creados y los movimientos de población a gran escala a través de esos nuevos países.

Si examinamos la situación en España a la luz de estas causas es fácil darse cuenta de que no estamos, ni de lejos, en esa situación. Pero sí que hay un punto en común: la no vacunación, en un caso por desabastecimiento y en el otro por decisión voluntaria. También los movimientos de población nos permiten explicar, tal vez de manera decisiva, la circulación del agente en nuestro país, tras tanto tiempo sin casos diagnosticados.

La buena noticia es que se ha constatado en el pasado  que en los países con alta cobertura vacunal entre los niños, como afortunadamente lo es el nuestro, una fuente importada de infección produce habitualmente un caso índice de enfermedad sin posterior difusión de la enfermedad y que casos secundarios y posteriores son raros, aunque pueden ocurrir.
  
Por ello la respuesta a la pregunta formulada puede ser sencilla: se han dado ya casos de otras enfermedades inmunoprevenibles por falta de vacunación, así que la difteria sería sólo otra más, novedosa, eso sí. Así que no tendría mucho sentido seguir indagando: sin vacunación, cualquier enfermedad de las incluidas para su protección mediante el calendario vacunal es susceptible de producirse. Y eso es no es opinable.


sábado, 23 de mayo de 2015

Ni de ciencias ni de letras

Una disyuntiva clásica cuando se llega al comienzo de los estudios de secundaria (si es que se pueden seguir llamando así ahora) ha sido desde siempre ¿ciencias o letras? Los que ya vamos teniendo una edad recordamos en aquel antiguo bachillerato (anterior incluso a la EGB), el desgarro que incluso se producía cuando inseparables compañeros de clase, desde hacía muchos cursos, debían tomar caminos distintos porque en un caso la elección había sido ciencias y, en el otro, letras. Junto con ese desgarro emocional se introducía en nuestras cabezas la idea de que estas dos ramas eran antagónicas: si habías elegido una ya quedabas excluido de la otra para siempre. Y muchas leyes educativas después parece que la situación no se ha modificado gran cosa.

Así que, si te dedicas a la comunicación es que eres de "letras" y si te dedicas a la rama sanitaria o biosanitaria, pues eres de "ciencias". Y en ese caso, lo que hagan "los otros" no va contigo y no tienes ni por qué entenderlo. Gran error. Y así nos va.

Este esquema se ve muy patente en lo que ocurre, como ya hemos comentado aquí en otras ocasiones (véase por ejemplo "Epidemiología: la noticia"), en la comunicación de la ciencia. Incomprensiones, malos entendidos, malas interpretaciones y demás zarandajas pueden suceder cuando interaccionan quienes trabajan en los medios de comunicación con quienes utilizan la ciencia como método de trabajo, no necesariamente solo con los que están en el ámbito de la salud. Y si eso le añadimos la abstracción matemática el esfuerzo de comprensión ya supera lo estándar. Las matemáticas tienen mala fama para mucha gente y la estadística, pese a su aplicación más concreta, también resulta incomprensible para muchos. Así que cuando se juntan un sanitario, un estadístico y un comunicador parece que nada bueno puede salir. Y es justo lo contrario: todos pueden potenciarse.

Por eso es necesario que se tiendan puentes que ayuden a la comprensión del trabajo de los unos y los otros. Uno de esos puentes está representado por actuaciones como la Jornada de Bioestadística para periodistas y comunicadores que coorganizan la Asociación Española de Comunicación Científica y la Fundación Dr. Antoni Esteve y que tendrá lugar en Valencia el próximo día 10 de junio. En ella se pretende, según nos cuentan los organizadores, "aportar una formación básica para interpretar los resultados de la investigación biomédica y aclarar los principales problemas que plantea la información con estadísticas". Por cierto, mensaje para los organizadores: ojito con la terminología, porque no es lo mismo "estadísticas" que "estadística", pese a que el diccionario de la Real Academia o la Wikipedia no las distingan.

En esta jornada se incluyen talleres prácticos con ejemplos de estudios reales y debates entre estadísticos sobre los retos de la información biomédica. Para ir abriendo boca puede refrescarse el muy interesante y delicioso debate que tuvo lugar hace ya unos años (¡en 1999!) en la XVII Reunión Científica de la Sociedad Española de Epidemiología entre Luis Carlos Silva y Álvaro Muñoz ("Debate sobre métodos frecuentistas vs bayesianos").

Un argumento más para que os animéis a asistir: Pearson decía que la estadística es la gramática de la ciencia. Seguro que no os imagináis escribir sin conocer gramática. 


Para inscripción: pincha aquí

domingo, 17 de mayo de 2015

Barrios vulnerables

La crisis tiene la culpa de todo, o de casi todo. Pero hay cuestiones que ya no estaban bien antes de la crisis y que sólo pueden haber empeorado.

Una de ellas son los barrios vulnerables. Se ha publicado recientemente el "Atlas de Barrios Vulnerables en España", cuyos autores principales son Agustín Hernández Aja, Ángela Matesanz Parellada y Carolina García Madruga y que contiene datos de 12 ciudades españolas de los años 1991, 2001 y una adenda de 2006. Todos ellos del período anterior a la crisis, debido a que las fuentes de datos utilizadas para valorar la vulnerabilidad estadística son los censos de 1991 y 2001 y la actualización de padrón de 2006.

Es un trabajo interesante para consultar aunque, lógicamente, es difícil que consiga llegar a todas las situaciones que podemos considerar de vulnerabilidad dentro de ciudades.

Lo más preocupante es que los autores empiezan diciendo lo siguiente: 

"En el periodo 1991-2001 se produjo un incremento muy significativo de vulnerabilidad urbana en España, pasando los barrios vulnerables de 378 en 1991 a 604 en 2001, lo que supone un incremento de casi el 60%, mientras que la población analizada creció tan sólo un 4%. Frente a algunas hipótesis que plantean que el incremento de la vulnerabilidad urbana es producto de la crisis del 2007, la constatación de que ya se había producido un crecimiento significativo de la desigualdad supone que no todas las políticas urbanas previas tuvieron los efectos deseados y que la aparente prosperidad de nuestras ciudades basada en la calidad de las nuevas periferias construidas en la década de 1991-2001 tenía el correlato de la depresión de parte de la ciudad existente, que perdía parte de sus efectivos y recursos y por tanto incrementaba sus índices de desigualdad frente a la ciudad en su conjunto".

Si en períodos de aparente bonanza la situación ya iba mal, es bastante evidente, aunque no tengamos esa evidencia publicada, que con la crisis sólo ha podido ir a peor.

Se hacen imprescindibles políticas y acciones que enmienden esta situación. Es necesario que se pongan en marcha acciones decididas de lucha contra la desigualdad. En eso consiste también la salud en todas las políticas.  


miércoles, 13 de mayo de 2015

Protege tu salud con tu voto

El derecho a la protección de la salud está recogido en la Constitución española de 1978, concretamente en su artículo 43. Lo que quiere decir que es un derecho constitucional, así que es mejor que no se nos olvide reivindicarlo y más en estos tiempos en los que denostar a los políticos puede servir de desahogo, pero no se debería caer en la tentación de denostar la política (por cierto si recurrís al diccionario de la RAE, la acepción adecuada de política para lo que estamos hablando sería la novena).

Por eso, y para reivindicar ese derecho y recordarnos que somos sujetos activos en lo que se refiere a nuestra salud y a la de la comunidad, la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS) ha elaborado una toma de postura ante el año electoral 2015 que se ha titulado: "Protege tu salud con tu voto". Conviene que sea repasada atentamente y que los distintos actores en política, no solo los partidos políticos, tomen buena nota y sean capaces de dar respuesta a este llamamiento.

Hace unos meses, más modestamente, también hicimos nuestra carta a papá Noel ("Cinco peticiones para el "nuevo"), a propósito del nombramiento del nuevo director general de salud pública, calidad e innovación en el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Repasándola hoy vemos que sólo se ha avanzado, y muy poco, en una de aquellas peticiones.

Por eso, desde aquí también invitamos a que, como dice SESPAS, la población emita su voto pensando también en su salud y nos atrevemos a subrayar el punto 4 de esa toma de postura: "Salud en todas las políticas. La importancia de la educación".

Ya sabes: protege tu salud con tu voto.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...